Seguidores

lunes, 4 de mayo de 2015

Pintando un cuadro con PACIENCIA.

A pequeños desastres... pequeñas y sencillas soluciones.



Veréis con esta entrada os quiero llevar a reflexionar acerca de la

PACIENCIA. 

                                                                               
¿ La conocéis ?
                    Ja, ja, a veces renegamos de ella, eh?
                                                                          ya, ya hay momentos que...uf!
     
Y también  os quiero enseñar un cuadro que terminé y que ya lo tengo colgadito de nuevo.

Lo primero os enseño el cuadro que ha quedado chulísimo. En realidad lo que he hecho ha sido restaurarlo. ¿ Por qué ?


  Pues porque donde veis los corazones de tela, que no son pintados, pues hay un par de zarpazos buenos...






Así era el cuadro en un principio:






Y aquí empieza la historia................................


Como sabéis adopté a Chico en Septiembre del año pasado.





 Y se vino a casa conmigo, mi marido y mis tres gatitos.






El coctel era explosivo... y explotó.


En la Asociación Protectora de Animales de LA Rioja, http://www.aparioja.org/,  ya me aconsejaron de que al principio tuviese PACIENCIA, que no sería fácil pero sí posible.


El proceso de adaptación de los gatos al perro y viceversa es gradual y lento. Y algunos momentos son hiperestresantes. Sus lenguajes corporales son completamente distintos y tienen que aprender a entenderse.





También desde el principio confiamos en  la ayuda de un centro de educación canina El Olivar,   
http://www.centrocaninoelolivar.es/0001.html.







Teníamos mucho que aprender todos. 


Y aquí volvió a aparecer la PACIENCIA.








Pero durante este proceso me estropeó un cuadro al que  le tengo mucho cariño.

En vez de tirarlo me armé de PACIENCIA  e imaginación y lo restauré:


Y me ha quedado mucho más chulo que antes, en mi opinión.





Hace unos días, Carmen, nuestra adiestradora, me comentó lo mucho que habíamos avanzado con Chico, que era un perro muy bueno y listo que se merecía el esfuerzo.

También me hizo una reflexión que me llegó al alma:


cuantas personas en vez de adiestrar al perro no le dan ninguna oportunidad y ante el primer problema que no saben resolver lo devuelven al refugio o a la perrera.

Nosotros lo pasamos mal al principio pero tuvimos PACIENCIA y hoy 


disfrutamos de sus frutos: 



             el cariño incondicional de Chico y su compañía.

 Chico, poco a poco,ha aprendido 
ha convivir con las nuevas normas y nosotros ha respetar y entender sus necesidades.

Por eso, este fin de semana, restauré el cuadro y ya lo he colgado de nuevo porque ya no corre peligro.

Y sabéis una cosa... me gusta mucho más ahora que antes.




Desearía que esta entrada sirva para se tome conciencia de que:

 Adoptar a un ser vivo es un acto de generosidad que requiere mucha responsabilidad.

Nuestra vida y la del animal va cambiar y requiere de toda nuestro amor y  PACIENCIA.






PERO  recordad: EL CAMBIO SIEMPRE ES A MEJOR... COMO MI CUADRO.







11 comentarios:

  1. Mi más sincera enhorabuena Mónica, tienes muchísima razón se necesita armarse de paciencia para algo semejante. Hubiese sido totalmente distinto si cualquiera de las dos partes hubiera llegado a casa de pequeño. Los gatitos se acostumbran al perro o el perro pequeño se acostumbra a los gatos adultos. Al ser todos adultos resulta todo más dificil porque cada uno defiende su terreno y no cede por las buenas. Y se de lo que hablo.
    Yo tengo dos perros hembras: pastor aleman y pastor de los pirineos, osea perrazos. Todos los gatos nacen en casa y no hay ningún problema, se acostumbran todos a los olores de cada uno y respetan su espacio (A la hora de comer no hay amigos ¿Eh?).
    Exceto uno gatito que se recogió de la carretera de un mes aproximadamente. Ha cumplido el año y aún no termina de fiarse, aunque se va dando cuenta que la proximidad de los perros no resulta peligroso. Llevamos muchos años en compañía de animales y por fuerza se les enseña a convivir. Y ha habido de todo, desde que el perro queriendo jugar con el gato se lo cargó a cuidar la perra a un gatito sin madre lavándolo y defendiendolo como si fuese suyo. Hay abundantes historias porque han pasado muchos por casa.
    También te doy la razón en cuanto a la restauración del cuadro, ha quedado más jovial, más moderno si cabe, desde luego esmuy bonito, me ha llamado la atención, supongo lo tendrás en tu lugar o rincón favorito.
    Bueno bonita, un besazo, hacía tiempo que no contactaba contigo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nita. Como siempre una alegría recibir noticias tuyas. Te contesto con una sonrisa de oreja a oreja y la satisfacción de que mi entrada te llame la atención lo suficiente para dejarme bonitas palabras. Porque sé que tú tienes más historias que yo con los animales y respeto mucho el amor que les tienes.
      Así que me quedo muy contenta con tu respuesta.

      Y el cuadro tiene un lugar muy especial en mi corazón, en mis recuerdos de niña. Estaba en el dormitorio de mis padres y siempre me gusto mucho. Mi madre me lo regaló y lo tengo en un salón en el que queda genial y ahora que le he dado mi toque personal... más, ja,ja.

      Un besazo Nita. Hacía tiempo que no charlabamos, es verdad, pero no importa.
      Un abrazote.

      Eliminar
  2. Y el cuadro te ha quedado precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja... Acabo de ver el otro comentario tuyo más abajo. Este mundillo cibernético nos juega cada pasada.

      Te contesto en el otro.

      Eliminar
  3. Felicidades, Chico es hermoso y el cuadro quedo súper, un abrazo desde Costa Rica, vale la pena tener paciencia.😃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emi. Disculpa la tardanza en contestarte. Mis labores cotidianas...ja,ja.
      Sé que compartimos el amor por los animales y que nos gusta, a ambas, ayudar a aquellos que se han quedado sin hogar o andan perdidos.
      Así que agradezco doblemente tu comentario aunque comparado con tus cuadros...

      Enhorabuena por tus clases.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. Los gestos generosos siempre son recompensados, y en este caso el amor incondicional de los animales lo vale.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. He llegado a tu blog buscando unas galletas, y me encuentro esta entrada tan genial. Chico tiene mucha suerte de teneros como familia.
    Me ha encantado tu paciencia.
    Un saludo!
    ( No se porque antes no se me ha publicado...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli, guapa mamá. Te llamas igual que mi hermana.

      Tengo curiosidad por saber que galletas buscabas... Tengo infinidad de recetas, tu pregunta, ja,ja yo respondo.

      Y quienes tienen suerte de tener a Chico somos nosotros. Nuestra vida es mejor con él; lo adoramos y verle feliz es nuestra razón de cada día.

      Espero publicaciones en tu blog...

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. El cuadro quedo muy bien, y me alegro de que Chico vaya cada dia a mejor. Los perros son uno de los mejores amigos, o quizás el mejor amigo nuestro. Da amor incondionalmente a sus dueños y sin pedir nada a cambio. Yo tengo dos perritos y estoy encantada con ellos, a pesar que a veces son unos trastos y hay que armarse de paciencia como tu dices. Un abrazo.

    ResponderEliminar